Exposición Brujería, objetos insólitos y criaturas fantásticas

Exposición situada en una ubicación céntrica de forma temporal en Toledo hasta el 15 de octubre de 2018, en la calle Hombre de Palo, pcerca de la Catedral, nos muestra hasta 300 piezas, entre ellas momias, instrumentos de tortura, pócimas mágicas o pactos diabólicos, Todas son piezas dotadas de un magnetismo especial del que se servían los hechiceros para impresionar y sugestionar a quienes recurrían a sus servicios o que utilizaban los inquisidores para punir a los herejes, blasfemos o, sencillamente, indeseables a los ojos de una sociedad salvaje, parte de la colección de un comerciante italiano. Una exposición muy interesante para completar la visita a los grandes monumentos de la ciudad.

El origen de esta exhibición es la colección de un comerciante italiano (principios del siglo XIX), de cuyo diario se eligieron seis personajes que dividen la muestra en apartados en los que se abordan las artes de las brujas, su cultura y su mundo entre los siglos XVI y XX, desde un enfoque más etnológico que esotérico con el objetivo de que el visitante varíe esa visión denostada que existe sobre las hechiceras y curanderas.

La exhibición de estos objetos en la exposición inaugurada el 15 de septiembre 2017, podrá visitarse todos los días de la semana entre las 10.00 y las 22.00 horas, y hasta las 23.00 horas los viernes, sábados y festivos. A partir de noviembre de 2017, este horario cambiará, de lunes a jueves y domingos será de 10 a 21 horas, y viernes, sábados y puentes de 10 a 22 horas.

Catapultas y máquinas de asedio

La exposición Catapultas y máquinas de asedio, sitúa al visitante ante el mundo de la tecnología en la antigüedad a partir de la exhibición de 28 máquinas y maquetas construidas con madera de roble y castaño,  como máquinas de aproche, torres de asalto, arietes, grúas o trépanos. Está divida en tres bloques históricos: Grecia, Roma y la Edad Media, desde el siglo V a.C. hasta el siglo XV d.C. . Se trata fundamentalmente de piezas de gran tamaño, como el ariete de 5 metros de alto y más de 200 kgs de peso, que muestran las relaciones entre estos instrumentos de asedio y la tecnología civil. La muestra ahonda también en los fundamentos de la ingeniería y la tecnología  de la antigüedad desde la perspectiva de sitiados y sitiadores. Además de la guerra de asedio se explica como estas máquinas fueron el vehículo con el que los científicos de cada época aplicaron sus conocimientos.

El responsable de la empresa organizadora, Francisco Molina, de ‘Exposiciones Culturales Toledo’, ha destacado que esta exposición servirá fundamentalmente para mostrar algo tan humano como es el desarrollo de la inteligencia del hombre a lo largo de muchos siglos, además de exhibir su humanización, progreso y evolución.

Según ha explicado Francisco Molina, la primera catapulta, de arco flexible, la inventó el griego Dionisio ‘El Viejo’ e incorpora una horquilla que logra que el tiro pueda ser horizontal o vertical. Medio siglo después, Filipo de Macedonia, financió una más precisa que llegó a superar a los arcos sencillos en 500 metros de distancia, gracias a los resortes de tensión.

Además de las piezas a gran escala, incluye otros objetos como reproducciones de relieves y piezas arqueológicas e ilustraciones de asedios representativos de las diferentes épocas históricas.

La muestra se podrá visitar todo el año en la Posada de la Hermandad, de 10,30 a 19,30 horas.

Antiguos instrumentos de tortura

La Sala de Exposiciones Alfonso XII se ha convertido en un espacio imprescindible en toda visita a la ciudad de Toledo gracias a la exposición Antiguos instrumentos de tortura. La muestra repasa el tristemente célebre Tribunal de la Santa Inquisición y los métodos que utilizaba para obtener confesiones. De este modo, se exhiben alrededor de sesenta piezas e instrumentos procedentes de anticuarios y mercados de arte que fueron utilizados en estas terribles prácticas.

El conjunto expositivo analiza cómo nuestro país fue exiguo en instrumentos de tortura utilizando principalmente la garrucha, la toca y el potro junto a otros tormentos en los que se usaba el fuego. Junto a estos tres se exhiben por ejemplo una selección de máquinas de ajusticiamiento (la guillotina, el poste, el hacha del verdugo.), de tortura (la pera anal, el aplastacabezas, el collar de púas, la rueda.) y piezas de burla pública (la picota en tonel, los sambenitos, las máscaras infamantes). La exposición se completa con una selección de textos y grabados que permiten contextualizar el Tribunal en un periodo de tiempo determinado.

EXPOSICIONES PERMANENTES TOLEDO
5 (100%) 1 vote

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies