La Catedral de Toledo y Cisneros

El 8 de noviembre de 2017 se conmemoraba el quinto Centenario de la muerte del Cardenal Cisneros, arzobispo primado durante 22 años e impulsor de las iniciativas que convirtieron el primitivo templo gótico de Toledo,  en la majestuosa catedral que conocemos hoy en día , La Dives Toledana. Después de más de un año de trabajo el Cabildo Catedralicio inauguró la exposición Cisneros . Arquetipo de virtudes , Espejo de Prelados que permanecerá abierta al público durante unos meses y permitirá en ese tiempo dar a conocer a los visitantes la trascendencia del legado material e inmaterial que Cisneros dejo en la Catedral ,en el Reino de España y en el mundo entero.

Cisneros, el honor de España

En 1517 moría, en la localidad burgalesa de Roa ,Francisco Jiménez de Cisneros, confesor de Isabel la católica, arzobispo de Toledo, Cardenal inquisidor general, gobernador del reino de Castilla en dos ocasiones, reformador antes que Lutero, miembro de la Orden Franciscana. Hace 500 años rendía su último viaje un estadista excepcional que hasta los historiadores franceses, al ponerlo en paralelo con el cardenal Richelieu no dudan en admitir la superioridad del Eclesiástico español. “Es el mayor hombre de Estado que ha tenido España. Si Cisneros hubiera vivido 10 años más el panorama de España hubiera cambiado radicalmente” afirma la hispanista Joseph Pérez. El gran maestro de la historiografía Pierre Vila había visto en él un hombre moderno quizás el más perspicaz y progresista de la Europa de su tiempo.

Cisneros llego al poder cuando tenía más de 50 años y detrás de él apenas si quedan noticias biográficas. Sabemos por el contrario que en 1492 es un año capital en su escalada hacia el poder de la Corona de Castilla y la gloria de la iglesia.

La reina Isabel elige al franciscano como confesor y, 3 años más tarde, por una decisión personalísimo e insólita de la soberana se convierte en arzobispo de Toledo. Animado por la reina, Cisneros prepara un amplio programa de reforma de su diócesis, poniendo el acento en la promoción moral e intelectual del clero.

Tenía muy claro que la elevación del nivel cultural de los pastores repercutiría inmediatamente en la mejora de la educación religiosa y de sus fieles. En toda Europa personalidades inquietas buscaban una espiritualidad renovada dentro de la ortodoxia acorde con el espíritu de los tiempos. El Cardenal Cisneros fue uno de ellos, el de representante eximio de la prerreforma española.

El empuje reformista de Cisneros tiene su manifestación cultural más excelsa en la creación de la Universidad de Alcalá de henares, convertida pronto en una de las turbinas del pensamiento europeo. Tanto la Universidad como la obra más querida por Cisneros, la Biblia Políglota complutense, en la que colaboró el gramatico Antonio de Nebrija, fueron sobre todo instrumentos puestos al servicio de la necesaria formación del clero y de la mejor comprensión de las Sagradas Escrituras.

1504, fecha crucial en la biografía de Cisneros

Muere Isabel la Católica y el arzobispo de Toledo se encuentra en el ojo del huracán de una época especialmente convulsa por la compleja sucesión de la soberana en el trono castellano. Una regencia presidida por Cisneros trata de mantener el orden entre los grupos nobiliarios y acelerar el regreso a Castilla de Fernando el católico, que se había retirado a Aragón. Este, en recompensa, le agencio el capelo cardenalicio y, poco después, le hizo inquisidor general. Jamás en la historia de España eclesiástico alguno alcanzó tanto poder.

A la hora de morir, en 1516, Fernando el Católico no dudó en encomendar al Cardenal Cisneros la regencia de su reino hasta la llegada a España de su nieto Carlos de Habsburgo. Había que salvaguardar en su integridad en legado de los Reyes católicos. Lamentablemente, el sabio arzobispo de Toledo, a quien se respetaba y temía, no pudo transmitir al inexperto Carlos primero su idea de la política, tan distinta de la concepción patrimonial y dinástica en la que se había educado el Habsburgo pues la muerte le vino cuando iba a su encuentro.

La conmemoración del quinto centenario del Cardenal Cisneros da fe de lo que España piensa de sí misma, revela aquellos actos y principios que considera propios y universales.

Exposición en la catedral de Toledo hasta el 18 de Febrero de 2018.

Cisneros, el Cardenal Eterno de Toledo
Rate this post

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies